Dos de las preguntas más frecuentes de esquiadores de todos los niveles es - Para qué sirven mis palos de esquí? Y que se busca exactamente en unos palos de esquí? La verdad es que son muy útiles para quitarte la nieve de las botas o para ayudarte a sacar el talón de sus cierres, pero claro, debe de haber otras razones por los que un esquiador se pueda gastar más de 100 euros en unos palos, por muy bonitos que sean.

Los palos de esquiar dependiendo de tu experiencia y habilidad esquiando, puede ser una parte imprescindible de tu equipo, o sólo algo más que debes cargar y descargar del coche. Los principiantes los utilizan para levantarse si se caen, apoyandose en ellos.

Sin embargo los palos de esquí pueden ayudar a esquiar más, una vez que hayas llegado a un nivel medio o alto. Muchos monitores quitan los palos a sus alumnos mientras toman clase para que se fijen más en sus pies, en vez de distraerse por el uso de sus palos.

Los palos de esqui vienen en una variedad de formas y material, desde espeso y pesado, a ligero y fino. Puedes gastarte entre 20 euros por unos muy sencillos o más de 100 euros por unos hechos de materiales más sofisticados. Casi cualquier palo te valdrá para empezar a esquiar y navegar por las pistas.

Busca palos de aspecto fuerte, preferiblemente de aluminio o de otro material de metal. Vuelca el palo al-revés y cogéte de la parte de abajo para encontrar el tamaño adecuado. Tu antebrazo está paralelo al suelo si has elegido la longitud correcta para ti de palo. Si tus palos son demasiado cortos, no te permitirán ponerte de pie del todo esquiando. Si tu palos son demasiado largos te empujarán hacia tus talones y será dificil girar.

Una vez que llegues al nivel medio o avanzado y empieces a probar recorridos negros de diamante, moguls, esquiar fuera de pista o esquiar en diferentes condiciones, tus palos serán tus mejores amigos. Los palos muchas veces sirven cómo una plataforma para niveles avanzados para ayudar con el equilibrio y tiempo. Es útil utilizar los de peso ligero que suelen estar hechos de un material de fibra de carbón. Los palos de peso ligero son mucho más fáciles de girar y para los movimientos rápidos cuando las condiciones de esquiar cambian.

Otras dos cosas muy importantes para recordar son los sitios dónde te agarras y dónde te las enganchas. La mayoria de los agarres están hechos de un tipo de goma dura, un material que no resbala, y con una forma determinada para que tu mano está cómodo al agarrarse. El enganche suele estar unido al agarre. Los enganches son diseñados para utilizar mientras esquías y ofrecen un apoyo adicional cuando apoyas tu peso. Además de asegurar que tus palos se queden contigo y que no se te pierdan por la montaña.

Mientras que casi todos los enganches están unidos al agarre, si que hay modelos que son diseñados para soltarlos del agarre, esto es por si se te quedan enganchados o atascados en la nieve o en los árboles. Esto te podria salvar de daños musculares de hombro muy dolorosos. Muchas personas que utilizan palos sin soltar los enganches esquian sin ellos entre los árboles y otros obstaculos ya que así evitan que los enganches se pillen en algún sitio y les cause una lesión o un accidente.

La mayoris de los palos que puedes encontrar en las tiendas vienen con los enganches pequeños y de forma redondeada para los recorridos en pistas cuidadas y modernas. Pero si quieres puedes invertir en unos enganches más grandes que se queden en la superficie de la nieve para esquiar fuera de pista o en la nieve en polvo. Los palos con el enganche pequeño tenderán a "post hole" es conducir o atravesar la nieve, haciendo que puedas perder equilibrio o forzando tu peso hacia delante en tus esquís.

Otro diseño popular es el tipo de palo de esquí "telescoping", de telescopio. Son segmentos que pueden ser ajustables para un determinado tipo de terreno. Son tambien muy útiles si quieres prestar tus palos a alguien más alto que tú. Son populares especilamente para los que esquian backcountry, por el campo más complejo o para hacer senderismo durante el verano. Sólo tienes que girarlos y tirar de los segmentos de los palos para ajustar su longitud. Estos palos a poder hacerse más pequeño tambien se pueden meter en tu maleta o bolso de viaje que es una gran ventaja a la hora de coger un avíon.

Los palos de esquí demasiado veces pierden importancia en tu equipo de esquí pero la verdad es que pueden hacer una gran diferencia. La manera de esquiar y el tipo de terreno que puedes utilizar depende de ellos. Son una de las piezas menos caras de tu equipo pero una de las más importantes.