Situadas en el Oberland bernés, las localidades de Grindelwald, Wengen y Mürren pueden presumir de estar situadas al pie de tres de los picos más célebres y espectaculares de los Alpes: Eiger, Mönch y Jungfrau.
Antes de llegar a cualquiera de estas tres localidades suizas deberemos detenernos en la bella localidad de Interlaken, entre el Lago de Thun y el Lago de Brienz, un centro de vacaciones y congresos de renombre internacional y punto de partida ideal para multitud de excursiones. De ella el compositor Félix Mendelssohn escribió: "Quien no haya visto el paisaje de Interlaken no conoce Suiza".

Grindelwald, Wengen y Mürren forman parte de la Jungfrau Region, un paraiso del esquí integrado por 44 remontes, 213 kilómetros de pistas y descensos con una longitud de hasta 12 kilómetros que no entrañan una especial dificultad.
Tres áreas integran el dominio esquiable: Kleine Scheidegg-Männlichen, Grindelwald-First y Mürren-Schilthorn.

El área denominada Kleine Scheidegg-Männlichen es el resultado de la unión de las localidades de Grindelwald y Wengen, en cuya pista del Lauberhorn se celebra durante el mes de enero una de las pruebas de descenso más espectacular del circuito de la Copa del Mundo de Esquí Alpino.

Grindelwald-First nos proporcionará la posibilidad de contemplar una de las panorámicas más impresionantes de los Alpes al tiempo que descendemos esquiando desde el Oberjoch (2500 metros) hasta el fondo del Valle situado a 1034 metros de altitud. Además en esta zona podremos disfrutar de descensos fuera de pistas espectaculares.

Por último tenemos el área de Mürren-Schilthorn a la que accederemos utilizando el tren entre Grindelwald y Lauterbrunnen. Desde aquí combinaremos el nuevo teleférico inaugurado en diciembre de 2006 y el tren que une Grütschalp con Mürren. Merece la pena el viaje hasta este maravilloso pueblo de montaña, libre de coches. Situado a los pies del Schilthorn, en su Restaurante giratorio Piz Gloria se rodó una de las películas de James Bond, el famoso agente 007 titulada “Al servicio secreto de su Majestad". El panorama alpino de 360 grados del que disfrutamos mientras comemos -el tiempo empleado para realizar un giro completo es de una hora- abarca el hermoso triunvirato de montañas Eiger, Mönch y Jungfrau, junto a otras 200 montañas entre las que se incluye el Mont-Blanc y 40 glaciares. Mürren es una de las localidades cuyo nombre esta asociado al nacimiento del esquí alpino como deporte de competición. En 1922, Sir Arnold Lunn organizó la primera prueba de slalom y en 1931 el primer Campeonato del Mundo que incluía las pruebas de descenso y slalom.

Nuestra estancia en la región deberá incluir una visita en tren al observatorio de la Jungfrau. En 1912, el ferrocarril llegó vía Kleine Scheidegg al Jungfraujoch; conocido como el «Top of Europe», la estación de ferrocarril más alta de Europa (3454 metros) y un destino turístico mundialmente conocido que nos permitirá contemplar el glaciar de Aletsch que con sus 22 kilómetros de longitud es el más grande de los Alpes y forma parte del conjunto glaciar Jungfrau - Aletsch - Bietschhorn declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001.