Olvidada la cancelación del Gigante recuperado de Courchevel que no pudo celebrarse el viernes por culpa del excesivo viento, la pista Avet volvió a ser el escenario de un día soleado y frío (-13º C).
Tessa Worley, que se instala en el liderato de esta disciplina, se impuso tras una primera manga excepcional y una excitante segunda que añadió más emoción al espectáculo. En el podio la acompañaron la eslovena Tina Maze y la alemana Maria Hoefl-Riesch.
Worley es la única esquiadora que ha conseguido más de un triunfo en los cinco gigantes celebrados durante la temporada, lo que demuestra la extrema competencia existente en esta disciplina, que combina la técnica y la velocidad. Las anteriores ganadoras habían sido, por este orden, la estadounidense Lindsey Vonn (Soelden), la alemana Viktoria Rebensburg (Aspen), la austriaca Anna Fenninger (Lienz) y, justo la pasada semana, en Kranjska Gora, la propia Worley, que de esta manera empalma dos victorias consecutivas.
Ha sido una jornada perfecta: dos bajadas magníficas y el triunfo. ¡No puedo pedir más! Para mí ha sido mejor que la segunda manga se recortase, porque el viento podría haberme perjudicado. Me marcho muy contenta de Andorra. La pista me ha gustado mucho, tanto o más que la pasión que ha mostrado el público”, ha declarado la vencedora de la prueba Tessa Worley.