En este artículo hablaremos de los fallos principales que tenemos los esquiadores en cualquiera de sus niveles.

No vamos a hacer una clase de esquí, ya que eso sólo se hace en la nieve y con un buen profesor que nos enseñe, lo que haremos es plantear cuales son los errores o fallos básicos de manera general en las distintas etapas del aprendizaje para poder llegar a conocernos mejor como esquiadores.

Esquiadores expertos

De la mano de Luis Anías, Jefe de Estudios y Técnico Superior del Centro de Estudios de Deportes de Invierno, veremos los fallos y su posible solución.

Esquiador principiante
Desde que recibimos la primera clase hasta que somos capaces de descender por pistas verdes y azules con alguna soltura y esquiamos con un ´paralelo` aceptable, la principal carencia que suele manifestar un esquiador es la falta de control o falta de adiestramiento (costumbre) de nuestro cuerpo en un ejercicio que le resulta inconscientemente extraño y en el que las reacciones reflejas pueden provocar movimientos o cargas que perjudican a un esquí correcto.

Esto se traduce en un desequilibrio o descompensación en la carga y en la posición. Lo más frecuente es mantener una posición retrasada, entre otras cosas, nuestro cuerpo "huye de la pendiente" en lugar de lanzarse hacia ella. La descompensación en la carga también se manifiesta en desequilibrios al no cargar en el esquí debido, también nuestro miedo instintivo a cargar el peso hacia el valle nos hace cargarlo a la montaña y perder el control.

Consejo
Sigue siempre mentalmente la frase. "atrévete, no pasa nada por encarar la pendiente".

Ejercicio
"En parado, adoptar la posición correcta del cuerpo como si estuviésemos esquiando, el profesor debe indicarnos esa posición, mentalizar la posición del cuerpo y la carga del peso y comenzar a esquiar en una zona fácil repitiendo el ejercicio hasta conseguir mantener la correcta posición siempre.

Esquiadores intermedios
Clase de esquí en ladera de nivel medio. FOTO: E. Ribas


Esquiador medio
Cuando ya bajamos por todas las pistas y vamos soltándonos en el esquí suele ocurrir que nos creemos mejores de lo que somos. Hemos aprendido la mayoría de las cosas que hay que saber, pero la información es mucha y ponerla en práctica, aplicando en cada circunstancia la técnica correcta, no es fácil y requiere muchos kilómetros de descenso.

Posiblemente ya habremos domado a nuestro instinto y seamos capaces de mantener una carga y posición más o menos correctas, pero lo más frecuente es cometer errores con nuestras extremidades. Normalmente, el fallo principal de las piernas en un esquiador medio suele ser hacer un esquí desacompasado en el que se intenta la corrección con cada miembro pero falla el conjunto, es como una orquesta con músicos que saben su partitura pero que en conjunto suenan mal por la falta de unidad. Igualmente, los brazos saben lo que hacer pero no lo hacen a tiempo o al compás en su posición y en la clavada de bastón.

Consejo
Tenacidad y concentración, es la etapa del "quiero y no puedo", pero el esquí es un ejercicio en el que la maestría se logra con la corrección y repetición de movimientos y gestos y, al final, todo llega.

Ejercicio
"En parado, bajo la supervisión del profesor, clavar el bastón y mover la muñeca repetidas veces hasta que se nos quede grabado. También en parado desplazar el peso cargando sobre uno y otro esquí combinando con el clavado de bastón. Cuando estemos seguros de cuál es la posición y el gesto adecuado, repetirlo esquiando."

Esquiadores intermedios en bañeras
Clase de esquí en bañeras. FOTO: E. Ribas

Esquiador avanzado
Esquiamos por todas partes incluso hacemos nuestros ´pinitos` fuera de pista, mantenemos buena posición y los gestos son los correctos en todo momento, ahora lo que nos complica será la fuerte pendiente, la velocidad, el tipo de nieve o los obstáculos. Ahora más que nunca hay que hacer las cosas correctamente aunque las circunstancias nos lo pongan difícil. Si la disposición mental es importante en cualquier momento del aprendizaje, más aún lo es cuando un buen esquiador se enfrenta a una ladera difícil, con buena técnica y buen físico un esquiador con "poder mental" siempre lo hará mejor que aquel otro que tena dudas de su capacidad. Eso sí, sin creernos más de lo que somos en detrimento de la prudencia.

Consejo
Si estas seguro de que puedes, las condiciones son buenas y el posible riesgo bajo control, lánzate y piensa que "Voy a ser capaz".

Ejercicio
"Para un buen esquiador lo más efectivo es esquiar mucho y que un profesor nos corrija, actualmente, una técnica de enseñanza muy efectiva es filmar al esquiador para luego ver el vídeo y localizar los fallos para intentar corregirlos, el profesor detectará inmediatamente los errores y nos dirá cómo evitarlos."