La estación de esquí de Aramón [R1642R, Formigal] está situada en la provincia de Huesca, en el Valle de Tena, uno de los parajes más bonitos y sorprendentes de la cordillera pirenaica. Gracias a las inversiones realizadas en los últimos años y al proceso de modernización de sus instalaciones, se ha convertido en una de las estaciones de referencia del Pirineo y de España.

Acceso, tamaño, facilidades para el freestyle y el freeride, restauración y la amplia oferta de apres-ski y actividades; son los cinco puntos fuertes con los que os vamos a intentar convencer de que conozcáis una de las estaciones más famosas de las Península.

Dos esquiadores en Formigal. Foto: Aramon Formigal

Dos esquiadores en Formigal

1. Acceso

Uno de los puntos fuertes de la estación es la facilidad y comodidad de acceso a la zona de pistas, ya que cuenta con 4 áreas distintas de aparcamiento, una por cada valle. Además, un servicio gratuito de ski-bus une las cuatro zonas con la urbanización de Formigal.

2. Tamaño

Formigal cuenta con 137 kilómetros esquiables distribuidos en 101 pistas a lo largo de los cuatro valles que integran la estación, lo que la convierte en la estación más grande de España. Las pistas se dividen en 7 verdes, 19 azules, 33 rojas y 38 negras. Un amplio abanico de posibilidades con un desnivel no demasiado grande –aunque de sobra suficiente- entre las cotas de 1.500 y 2.250 metros. Un total de 22 remontes (11 telesillas, 5 telesquís y 5 tapices) pueden dar servicio a un total de 36.860 esquiadores/hora. Unas cifras muy cercanas a bastantes estaciones de los Alpes…

3. Freestyle & Freeride

Para todos aquellos a los que el deslizamiento en pistas no sea suficiente, la estación cuenta con opciones de freetyle y freeride. En cuanto al freestyle, el snowpark “Terrain Park” ha sido ampliado esta temporada, y sigue siendo uno de los terrenos de juego de referencia del freestyle nacional, algo que ratifica el gran número de eventos freestyle que acoge a lo largo de la temporada.

Los amantes del fuera pista encontrarán en Formigal muchas posibilidades de disfrutar en un terreno variado y muy juguetón, ya sea andando hasta el deseado descenso, o gracias a la máquina retrack que da acceso a zonas vírgenes –pero controladas- en la zona de Portalet.

Freeriders remontados por una retrack en Formigal. Foto: Aramon Formigal

Freeriders en la retrack de Formigal

4. Restauración

28 puntos de restauración por todo el dominio esquiable, abren un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de la variada oferta gastronómica en pistas. Carnes a la brasa y una copa de champagne con vistas inigualables en el restaurante “La Glera”. Hacer un pequeño descanso tomando un plato de sushi en el Iglú, un aperitivo basado en caviar en “La Yurta” ó un plato de cecina en “El Poblado Indio”, hasta un delicioso kebab en Sarrios. Una oferta gastronómica adecuada a todos los gustos y bolsillos.

Terraza del restaurante "La Glera" en Formigal. Foto: Aramon Formigal

Terraza del restaurante La Glera en Formigal

5. Apres ski & actividades

Uno de los puntos fuertes y diferenciadores de Formigal es la gran apuesta que han hecho por las actividades extras y el apres ski, además de un variadísimo calendario de eventos a lo largo de la temporada. Entre las actividades en el dominio esquiable, la oferta incluye snowbike, raquetas, motos de nieve, trineos tirados por perros, tobogganing…

Por la tarde, si el cuerpo pide marcha, el lugar es “Marchica”, un auténtico local de ambiente y fiesta para divertirse nada más dejar de esquiar. Este local, abierto desde mediodía a la medianoche, está situado en el edificio de Sextas, en pistas pero muy próximo a la urbanización. Fiestas tematizadas con Dj’s todas las semanas crean un ambiente de lo más divertido.

Apreski en Marchica, Formigal. Foto: Aramon Formigal

Apres ski en Formigal

El tobogganoning es el nombre que recibe el descenso en trineos, que puede ser realizado de noche con un trineo clásico en la pista iluminado del Río, y lo mejor de todo es hacerlo después de haber degustado una magnífica cena en la Trattoría Cantal (cota 1900), en pleno corazón de las pistas de esquí.

Otra actividad nocturna disponible son los paseos en motos de nieve; y para las parejas no puede fallar la cena a la encantadora cabaña La Glera, situada en la pista de Pipos, a la que se accede con una máquina pisanieves.
Y si lo que apetece es relajarse, la opción está muy clara: el Spa Aguas Limpias es el sitio perfecto.

En definitiva, una gran opción para disfrutar de un viaje de esquí, que sin duda – como ocurre en la mayoría de estaciones del mundo) será más intenso y se aprovechará más si es posible hacerlo fuera de las temporadas altas. 100% recomendable.

Más información: www.formigal.com