[R1636R, Baquería Beret] y el Valle de Arán tienen rincones para esquiar, conocer y disfrutar que no se recorren en tres días.  Os mostramos una guía básica con consejos y propuestas para aprovechar lo mejor posible tres días de esquí y après-ski en esta comarca y en la que para muchos es la mejor estación invernal de España.

En un viaje de esquí casi tan importante como una buena nieve es tener buenos complementos para después de esquiar y para ello la elección del alojamiento es fundamental. En todo el Valle de Arán, así como a pie de pistas, la oferta es inmensa y, hay que decir, que afortunadamente es más fácil acertar con un buen hotel o restaurante que equivocarse, la oferta es de todas las categorías y precios pero todos ellos, hasta los más modestos, suelen ser muy aceptables. Si lo que buscamos es lujo, Baquería tiene una buena oferta de cinco y cuatro estrellas a pie de pistas con una calidad insuperable.

Cota 1800 de Baqueira

Pero vamos a buscar algo más accesible para el bolsillo cuidando mucho la calidad, en este sentido aconsejamos un par de hotelitos bastante familiares y acogedores, ambos en la capital del valle, Vielha. El hotel el Ciervo o el hotel Fonfreda son ejemplos de hoteles que se encuentran en el centro de Vielha, tradicionales y muy recomendables por su buena relación calidad-precio.

Dia 1
Si hemos acertado con el hotel, el primer día de esquí lo comenzaremos con buen pie. Un buen desayuno en el hotel o también puede ser interesante hacerlo en el Tastets, enfrente de las taquillas de 1500, donde muchos comienzan la jornada con buenos bocadillos y torradas. Si no conocemos Baqueira Beret, aconsejamos un primer día de toma de contacto para esquiar dosificando esfuerzo y usar esa primera jornada para recorrer todo su dominio, comenzando por la zona de Beret donde tendremos que subir para disfrutar de la bajada desde el punto más alto de la estación (Dossau 2510 m.). Luego esquiaremos la zona de Costarjás, en el dominio del Blanhiblar, para regresar a Baqueira y cruzarla hasta nuestro destino del otro extremo: la Bonaigua y el sector de Peülla. En ir de un sitio a otro y sin repetir ninguna pista, ni hacerlas todas, habremos dedicado toda la mañana. La Bonaigua puede ser un buen lugar para reponer fuerzas, una comida ligera y algo de bebida puede ser suficiente para continuar recorriendo las pistas del sector de Argulls y finalizar donde comenzamos, en el sector de Baqueira. Si somos capaces de aguantar hasta las 17 h. Nos habremos ganado la cena de sobra.

Tras el esquí, merece la pena hasta la hora de cenar bajar a Viella recorrer sus rincones, su iglesia románica, su plaza mayor y visitar el museo del Valle de Arán, para conocer la curiosa historia del único valle español que vierte sus aguas hacia Francia y el atlántico. La cena la podemos hacer (previa reserva de 24 horas) en el Vermont, restaurante & Lounge con concina de vanguardia, en Eth Bot, ubicado en Salardú, donde encontraremos una cocina exquisita. Otra buena elección, en el casco antiguo de Vielha, de cocina tradicional es El Molí, o el REFU, cervecería artesana que mezcla con una explosión de sabores y culturas en la cocina. Por la noche, el lugar típico par tomar alguna copa es el pueblo de Arties donde encontamos, entre otros, la Luna y El Divino, ambos magníficos para disfrutar de un buen gin-tonic y buena música.

Vistas de Baqueira

Dia 2
Si hemos sido prudentes, nos habremos acostado pronto para disfrutar de la segunda jornada de esquí. Hay que ver las condiciones de nieve y la estabilidad (riesgo de avalanchas) y si no existe riesgo, podemos pensar en dedicar la mañana a buscar los buenos fuera de pista de la Cara Nord (sector Baqueira) si la nieve es polvo y culminar con un Escornacrabes, el más conocido itinerario de fuera de pista de la estación (nivel: Muy Buen Esquiador). Conforme actúe el sol, las caras sur pueden pasar a tener una nieve crema muy agradable, entonces toca aprovechar en el sector que desde el Cap de Baqueira (2466m.) baja a Argulls y también el que desde ahí conecta con la zona del Tuc dera Llança y el Teso dera Mina. Con buen tiempo y buena nieve,  jornada insuperable.

Por la tarde a descansar, ir a la piscina (Viella), a patinar sobre hielo o a alguno de los centros que ofrecen spas y termalismo, otra buena opción es tapear por Viella o recorrer alguno de los pueblecitos del valle, con una arquitectura única y un románico aranés característico. Para cenar: tapas en el Urtau (Artíes), un buen bacalao en casa Rufus (Gessa), o en el impresionante pueblo de Bagergue, en casa Peru. La copa de la noche en el Saxo Blu, de Vielha.

Mar de nubes en Baqueira

Día 3
El último día aconsejamos dedicarlo a profundizar en los rincones que no habíamos tocado antes, como los amplios fuera de pista del sector Costarjás o los bonitos y vertiginosos palones del sector Muntanyó. La mayoría de los itinerarios tienen alternativa por pista para acabar en el mismo sitio, cosa interesante si el grupo es de nivel heterogéneo para poder ir juntándose en los remontes. En este sentido hay que advertir que tanto el inmenso dominio esquiable como los 120 kilómetros de pista, discurren por distintos valles, con paisajes diferentes y con un gran desnivel esquiable (1000 metros), motivos por los que muchos piensan que esta es la mejor estación por nieve y orografía. Pero también esto significa que hay que ir atentos a los horarios, llevar el mapa de pistas y saber dónde estamos en cada momento. Para el fuera de pistas, ´obligatorio` los elementos de seguridad (ARVA, pala y sonda), así como un equipo adecuado, técnica y mucha prudencia y, estar atentos a las indicaciones de riesgo que la estación pone en zonas estratégicas.

Esquiador en Baqueira

Si tenemos suerte con el tiempo y con la nieve, tres días en Baqueira nos sabrán a muy poco y nos dejarán el regusto de haber esquiado en unas montañas muy serias con un paisaje y un ambiente de montaña que nos traslada a otras latitudes.

Más información